Noticias

  • Inicio
  • Servicios
  • Noticias
  • Diciembre: mes de afectaciones en el empleo permanente

Diciembre: mes de afectaciones en el empleo permanente

15 de Enero 2021

Diciembre: mes de afectaciones en el empleo permanente

A pesar de la campaña para evitar “la práctica irregular” de despedir trabajadores para, supuestamente recontratarlos en enero y eludir el pago de prestaciones, el gobierno federal no logró frenar la cancelación de plazas laborales en el mes de diciembre, y fue el empleo con puestos de trabajo permanentes el que mayor afectación tuvo en el último mes del año, al contribuir con 68.7% de las plazas eliminadas.

De acuerdo con el reporte mensual del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante diciembre pasado -y como lo había anticipado hace una semana el presidente Andrés Manuel López Obrador-, se registró una caída mensual de 277,820 puestos de trabajo, la mayor que se haya observado en un año de crisis económica desde el 2001 (cuando se perdieron 280,521 empleos).

Lo anterior, explicó Guillermina Rodríguez, subdirectora de Estudios Económicos de Citibanamex, “no es una lectura necesariamente negativa; 2020 fue un año atípico. En diciembre siempre hay una pérdida de empleos, que si se compara con el año pasado fue menor; sobre todo en un momento muy complicado para la economía y en donde algunas entidades del país volvieron a semáforo rojo”.

Especialistas han señalado que la cancelación de plazas obedece a la terminación de contratos eventuales; no obstante, en diciembre pasado, se dieron de baja a 86,725 trabajadores temporales, esto es, 31.3% de los despidos totales, la cifra más baja desde hace una década.

En tanto, los que sufrieron el mayor efecto negativo en diciembre fueron los trabajadores que contaban con un contrato de trabajo indefinido, es decir los que son considerados como permanentes, pues se cancelaron 191,095 plazas.

“Es preocupante que se cancelen los empleos permanentes, ello muestra que no hay certidumbre en las empresas para mantener sus plantillas laborales”, comentó María Fonseca, especialista del Tecnológico de Monterrey.

La pérdida de empleos permanentes, añadió Guillermina Rodríguez, se atribuye a los ajustes laborales que siguen haciendo las empresas justamente por la situación económica que prevalece en estos momentos.

En tanto, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que “la cifra si refleja la afectación que sufrió el mercado laboral mexicano, sobre todo la parte formal, y muestra que en diciembre se siguieron perdiendo empleos; es decir, sí marcados por la debilidad económica como por un asunto estacional que tradicionalmente se genera por el fin de empleos eventuales”.

En términos netos, el 2020 terminó así con un saldo de unos 647,710 despidos, lo que representa la destrucción de 3.2% de los 20 millones 421,442 empleos registrados ante el IMSS al 31 de diciembre del 2019.

Aunque se trata de la mayor ola de despidos en medio de una crisis económica desde la de 1995, no llegó a la magnitud de la observada ese año, cuando la crisis financiera interna en el país destruyó 8% del empleo formal, equivalente a 814,465 plazas laborales.

Lo anterior, expuso De la Cruz, muestra que las empresas, a pesar de las condiciones adversas, cumplieron con su responsabilidad social de tratar de mantener la mayor cantidad de empleos, sobre todo porque no contaron con programas de apoyo.

Con información de El Economista.